Buscar
  • ova

TU SANGRE ES LIMPIA

Actualizado: abr 16








“Sangraba en realidad sólido. Pedazos de mí que yo no entendía cómo se solidificaba de ese modo, trozos de entrañas que me dejaban el cuerpo una sensación de hueco”

De la novela "Sanguinea" por Gabriela Ponce




Cuando menstruamos, ¿qué es lo que realmente pasa? ¿A nivel físico (biológico, hormonal), y a nivel emocional y simbólico? La gente resume la menstruación como “el sangrado mensual en las mujeres” o “la sangre que sale del útero a través de la vagina”. Sin embargo, la menstruación es más compleja y pocas personas conocen en detalle sobre este proceso tan íntimo y a la vez tan colectivo.


La menstruación es únicamente una parte del ciclo menstrual. Cuando empieza el sangrado, lo que está sucediendo dentro del cuerpo es el desprendimiento del endometrio (tejido glandular que recubre el interior del útero) del miometrio (músculo del útero).



¿Endo… qué?

Entonces, es importante entender que nuestra sangre menstrual en realidad es el endometrio. El endometrio es una capa formada de tejido mucoso y vascular, que se regenera en cada ciclo. Su principal función es evitar que las paredes del útero se adhieran y así proteger a la cavidad uterina. Este tejido se alimenta de hormonas: en la primera etapa del ciclo menstrual el endometrio es proliferativo, es decir va creciendo, y en la segunda etapa el endometrio es secretorio, se va alimentando de fluidos y nutrientes. En el último día del ciclo existe una baja hormonal que causa que el endometrio no tenga como seguir agarrándose del útero y se desprende, y así sucede de nuevo la menstruación.


El endometrio es un tejido tan potente, que cuando existe un embarazo, es ahí donde se implanta el óvulo fecundado. Es este el tejido que alimenta al óvulo y estimula su crecimiento. Entre el tercer y cuarto mes de embarazo, el endometrio evoluciona y se forma la placenta, el órgano que alimentará al nuevo feto por los siguientes meses. Es así como podemos entender el poder del endometrio: se regenera para poder dar vida.


Una menstruación "sana"

Para entender a la sangre menstrual, conversamos con la hematóloga Johanna Rojas. Ella nos explicó que es importante entender que una menstruación sana dura entre uno y cinco días, y el segundo día de sangrado suele ser el más abundante. Durante primeros días, la sangre menstrual es roja viva y rutilante, y los siguientes días se torna más oscura porque el endometrio se va cicatrizando. Durante un periodo menstrual, una mujer puede generar entre 50 y 150 mililitros de sangre.


Cada cuerpo experimenta menstruaciones diferentes, que incluso cambian a lo largo de la vida y pueden variar entre cada ciclo. Sin embargo, los médicos establecen un parámetro de lo que sería una menstruación “sana”, ya que de esta forma se pueden identificar ciertas enfermedades.


Por ejemplo, “los sangrados muy abundantes [...] pueden producir anemia. A largo plazo, el cuerpo pierde tanta sangre y hierro que no tiene como reponer. El cuerpo al principio se come las reservas, pero después se come los glóbulos rojos, y eso es peligroso” (Rojas, 2020).


Algunas de las causas para menstruaciones abundantes pueden ser tener quistes en los ovarios, desbalances hormonales, endometriosis, miomas, etc. Rojas (2020) asegura que “si ginecológicamente se descartan problemas estructurales u hormonales, hay que ver patologías hematológicas, como por ejemplo hemofilia o falta de factores de coagulación, aunque no es lo más frecuente”.


Hay sangrados inusuales, como por ejemplo cuando se usa métodos anticonceptivos o la pastilla del día después. Este flujo no se considera como una menstruación ya que existe tan solo por una alteración hormonal, y no porque ha existido una ovulación y el ciclo se haya concluido. Es por esto que estos sangrados suelen ser menores y tener diferente color.


Si bien existe más investigación sobre la menstruación en el campo de la ginecología, también hay estudios colaborativos entre hematólogos y ginecólogos. La menstruación ha ganado presencia en estudios médicos ya que históricamente ha sido difícil cuantificar la sangre menstrual, porque con el uso de toallas y tampones la medición no es precisa. La alternativa de utilizar la copa menstrual “facilita una medición más precisa” y esto es de gran beneficio para los estudios (Rojas, 2020). Es indispensable estudiar sobre la menstruación, ya que es un parámetro importante para identificar enfermedades ginecológicas y sanguíneas que se pueden prevenir si se las diagnostica a tiempo (Rojas, 2020).



Tu sangre es limpia

Además del endometrio, la menstruación también contiene moco cervical, secreciones vaginales y sangre. Es por esto que la sangre menstrual no es tan líquida como cuando sangramos por la nariz o por un corte. Esta sangre también contiene glóbulos rojos, blancos y coágulos. Además, la sangre menstrual es un tejido estéril (es decir, limpio, desinfectado, libre de bacterias) cuando está dentro del útero (Rojas 2020). La sangre solo empieza a oler cuando entra en contacto con el aire y las bacterias, y empieza su proceso de descomposición, pero en el momento de menstruar la sangre no debe oler raro. Johanna comenta que en este sentido la copa menstrual le parece mejor porque con “las toallas higiénicas y los tampones tienen un material absorbente que absorbe también bacterias y además se queda húmedo por varias horas. La copa sirve más como un reservorio", que recolecta la sangre.


Entonces, ¿por qué ciertas mujeres hemos sentido tanta repulsión de nuestra propia sangre? Gracias a que hoy existe más investigación en cuanto a la salud de la mujer, se han logrado desmitificar ciertos tabús sobre la menstruación. No, tu sangre no huele mal. El mal olor se genera como consecuencia de la sangre entrando en contacto con el algodón de las toallas sanitarias. No, tu sangre no contamina y no es sucia. Estos son mitos que se han generado en varias culturas por el desconocimiento y por el mercadeo de productos de “higiene femenina”. Sí, tu sangre está llena de vida. Puedes incluso utilizarla mezclada con agua para regar tus plantas y regenerarlas.



Menstruar es un acto sagrado, menstruar regenera

Si bien en el mundo médico y a un nivel físico entendemos a la menstruación como un ciclo, y como el “desprendimiento del endometrio”, pocas veces nos detenemos a experimentar qué pasa a nivel simbólico. Muchas culturas consideran al útero un segundo corazón, y es vital que las mujeres empecemos a conectarnos y aprender de él. Comenzar a entender la sangre menstrual como un proceso de regeneración, en lugar de vivirla con vergüenza y miedos, puede dar paso a mejores relaciones personales, más conocimiento sobre el cuerpo, y menos miedo a explorarnos.


“Esta sociedad, en su ceguera, debe enterarse de que menstruar es un acto sagrado, un momento de mucha apertura espiritual y evidente sensibilidad, que se aborda socialmente de manera vaga como “histeria” o irritabilidad, no comprendiendo que aquella sensación es intuición pura” (Manual Introductorio a la Ginecología Natural - Pabla Pérez San Martin)


Entonces, tomar más conciencia sobre nuestra menstruación puede ser el punto de partida para empoderarnos sobre nuestros cuerpos. Empieza a notar: ¿qué color tiene tu sangre? ¿a qué huele? ¿es líquida o coagulada? ¿cuántos días dura? ¿cuánto sangro por día? ¿cuánto sangro en total cada mes? cuando menstrúo, ¿qué estoy regenerando? ¿cómo le llamo a mi menstruación? ¿cómo me refiero a ella en relación al mundo?


Empecemos a apreciar nuestra menstruación como un momento de regeneración y conexión, y entendamos que nuestros cuerpos son sabios y nuestra sangre es limpia.






Referencias

Dra Johanna Rojas especialista en Hematología.





276 vistas

Contáctanos

ova.ecuador@gmail.com

+593 99 790 9358

+593 99 792 4104

Quito, Ecuador

  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco

esta página fue hecha con mucho carño por tus amigas de ova ecuador

© 2020