• ova

¿PUEDO USAR LA COPA MENSTRUAL SI SOY VIRGEN?

Actualizado: abr 19

¡Bienvenida a este espacio! Si has llegado aquí y aún no nos conoces, en OVA comercializamos copas menstruales pero sobre todo, construimos una comunidad en torno a la salud de la mujer con información objetiva y sin tabús.


Y precisamente, sin tabús hablaremos de si es recomendable usar la copa menstrual cuando aún eres “virgen”, palabra que usamos para fines prácticos pero con la que no nos sentimos identificadas. Mejor así: ¿puedo usar la copa si aún no tengo sexo con penetración?


Y LA RESPUESTA ES SÍ, AUNQUE DEPENDE DE ALGUNOS FACTORES


Tu tipo de himen






En OVA no creemos que el himen sea un medidor biológico de nuestra “pureza”... Le encontramos más sentido a la teoría de esta médica ginecóloga y obstetra canadiense:



“Mi teoría es que el himen era en algún punto de la humanidad una barrera física de protección. Antes de la pubertad, la piel mucosa (piel del canal vaginal) es muy sensible a irritaciones. (...) A medida de que fuimos evolucionando, el himen empezó a no ser tan necesario para la supervivencia y quizás eso explica porque hoy en día tenemos tantos diferentes tipos de himen. Sencillamente, ya no es biológicamente importante.”

Jen Gunter - La Biblia de la Vagina

Físicamente, el himen es una membrana con pequeños agujeros por donde sale el flujo menstrual y puede ser de diversas formas: elástico, roto por algún impacto que hayas recibido o por manejar bicicleta, un poquito más grueso, etc… incluso puede que hayas nacido sin él.


Lo que te recomendamos desde OVA es tomar en cuenta lo siguiente:


  • Puedes visitar a un/a ginecólogo/a de confianza antes de intentarlo con la copa para saber cómo es tu himen. Así tendrás una idea más clara de si habrá o no dolor.


  • Si tu himen es elástico, será más fácil adaptarte a la copa aunque no hayas tenido sexo con penetración.


  • Si tu himen es más grueso en cambio, quizás te tome un poco más de tiempo adaptarte a la copita. En este caso te recomendamos tener confianza e ir poco a poco, recuerda que la vagina es un músculo. Es decir, así como cuando empezamos a tener sexo con penetración y poco a poco ya no sentimos dolor, lo mismo pasará con la copa. Tu vagina irá cediendo, no se va a "romper" o "ensanchar" porque es un músculo. Así que confía. Para intentarlo, elige momentos tranquilos, llenos de intimidad y amor propio y comienza con pasitos pequeños.


  • Tu “primera vez” también puede ser una experiencia sólo tuya, íntima y sensible con la copita si así lo quieres y decides. Un ejemplo de esto es la experiencia de Ariana Artega, una de las chicas de nuestra comunidad que decidió empezar con su copita sin esperar a tener relaciones con penetración:


“Hola! Quisiera dar mi testimonio con la copita menstrual,

especialmente la suya que es increíblemente chévere.


No he tenido relaciones sexuales y la verdad es que cuando utilicé la copa sí me daba miedo que me doliera, pero me informé full (siento que esa fue la clave para todo) y pude utilizar la copita, me costó algunos meses de acostumbrarme pues, mientras usaba mi copa también iba conociendo cada diminuto detalle de mi vagina y de mi cuerpo como tal...


Hoy en día luego de 3 meses utilizando OVA no puedo estar más feliz, aún sigo acostumbrándome, pero ya tengo la seguridad de salir a la calle sin miedo a mancharme o la incomodidad de utilizar toallas.


La copa es para todo tipo de chicas y cada una debería intentar probarla, romper el miedo y los tabúes que hay sobre la copa. Me ha ayudado a conectarme como mujer, a conocer mi cuerpo y a no utilizar productos dañinos, pero sobre todo a aprender que puedo cuidar el medio ambiente y a mi misma de la misma manera. Sin duda amo la copita. ❤️”


Ariana Artega


  • Cuando ya decidas intentarlo, te recomendamos utilizar lubricante a base de agua o de coco para insertar la copita, esto ayudará a que puedas manipularla con mayor facilidad.


  • Conoce tus músculos del suelo pélvico, esos que contraemos y relajamos cuando hacemos pipí. Si están contraídos, vas a sentir dolor insertando o sacando la copa, pero en cambio si aprendes a relajarlos conscientemente, van a ayudarte a hacerlo sin problemas ni dolor.


  • ¡Usa una talla adecuada! Muchas marcas de copas tienen tamaños únicos que no se adaptan a todos los cuerpos (en su mayoría, pueden ser copas demasiado grandes). En OVA contamos con 3 opciones de tallas y una de ellas es la copa pequeña, ideal para aquellas que aún no tienen sexo con penetración, aquí encontrarás la información de nuestras tallas.


  • Elige un material responsable. Si aún no tienes sexo con penetración es probable que nunca hayas experimentado una infección vaginal, pero te damos un adelanto: ¡son incomodísimas! Por eso es súper importante que investigues sobre el material que vas a insertar en tu vagina, recuerda que no todas las copas son confiables. En este artículo, te explicamos mejor este punto y te contamos todo lo que debes saber sobre el material de la copa antes de comprarla.



2. Ganas de autoconocerte


No todas debemos, queremos o podemos tener sexo con penetración. Sabemos que la experiencia de cada una de nosotras es diversa y que por una u otra razón, no es nuestra "obligación" como mujeres haberlo hecho.


Sin embargo, sabemos que el no haber tenido sexo con penetración no es un impedimento para usar la copa. Tú puedes hacerlo si sobre todo estás abierta a explorar y descubrir tu propio cuerpo.


Para esto te recomendamos:


1. Mírate con la ayuda de un espejo tu vulva y vagina, aprende a diferenciarlas. Es un ejercicio de autodescubrimiento poderoso que muchas de nosotras aún no experimentamos. Cuando lo hagas, haz el ejercicio de contraer y relajar tus músculos del suelo pélvico (como cuando contraes y relajas para hacer pipí) y observa cómo se contraen y expanden. Tener consciencia de estos músculos te ayudará a perderle el miedo a insertar o sacar la copita.


2. ¡Tócate! En el contexto de intimidad (lubricadas con nuestro propio flujo o con la ayuda de un lubricante) nos sentiremos más abiertas a meter los dedos en nuestra vagina y explorar esa zona. Así le iremos perdiendo el miedo y luego nos sentiremos más cómodas de intentarlo poco a poco con la copa menstrual.


Por último, recuerda que no todas debemos estar súper empoderadas. No te juzgues, sé autocompasiva y que tu proceso de autoconocimiento vaya a tu propio ritmo. Si decides intentarlo, te recomendamos el modelo de terminación de copa tipo "agarradera".


Si quieres acompañamiento, en OVA somos un equipo de cuatro chicas con experiencias diversas que también hemos tenido temor o dudas con respecto a la copa menstrual y nuestro cuerpo. Para cualquier duda que tengas, contáctanos, aquí estamos para tí.


Abrazos,

tus amigas de OVA.


231 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo