• ova

¿POR QUÉ NO DISFRUTO EL SEXO?

Actualizado: mar 5

Hablemos del placer femenino más allá del orgasmo y la penetración


Bienvenida a este espacio. Por si aún no lo sabes, en OVA estaremos vendiendo nuevos productos en este 2021 y uno de ellos es el Satisfyer Pro 2, un juguete sexual para mujeres que estimula el clítoris y que ha revolucionado el mercado y la vida de muchas de nosotras.


Pero… un momento. ¿Realmente es para todas?, ¿qué tal aquellas que aún no experimentan un orgasmo?... ¿qué pasa con esa gran parte de mujeres que aún no se toca, explora o conoce su propio placer?


Para todas, traemos este mitad-artículo-mitad-entrevista con la Médica Sexóloga Silvia Guevara, a partir de una entrevista que le hicimos y del Instagram Live que tuvimos el pasado 16 de febrero 2021. Ahora, lo compartimos con ustedes.


EMPECEMOS POR LO MÁS BÁSICO ¿QUÉ ES EL PLACER?


Sexóloga Silvia: El placer puede ser definido de forma muy amplia, porque puedes tener una vida muy placentera sin necesidad de una sexualidad o penetración.

Puede estar en las actividades cotidianas, por ejemplo, en el placer de llegar a tu casa y tenderte en el sofá, de ver el cielo, de comerte una torta de chocolate, de hacer ejercicio… Todas esas actividades pueden ser sumamente placenteras, pero muchas veces no le dedicamos el tiempo.


Yo pregunto en consulta ‘¿qué actividades disfrutas hacer?’ A lo que me responden: ‘mmm salgo, voy al trabajo, hago las cosas de la casa y duermo.’ - ‘Ok, sí, pero dentro de todo eso, ¿qué disfrutas hacer?’ y encuentro que les cuesta trabajo encontrar actividades placenteras. En muchos casos, son las mismas pacientes que tienen problemas con la parte del placer sexual, del sentir disfrute, entonces ¿con qué empezamos?, con reconectarnos con nuestro placer.


A ellas les digo: ‘vas a dedicar 10 minutos, o un tiempo determinado, a hacer una actividad que te produzca placer.’ En ningún momento les digo ‘mastúrbate, ten un orgasmo’, nada… cualquier actividad que te produzca placer, ya sea meterte en la ducha, comerte un pastel, ponerte una crema, y que vayan disfrutando de esta actividad. ¡Y a veces les cuesta un montón! Vivimos, pero no sentimos. Hay que volver a integrar el placer al cuerpo.


Es un hecho: como mujeres, no nos han educado para conocer qué es el placer, ni para explorarlo o disfrutarlo. Cuando hablamos del placer, casi siempre viene cargado de una connotación sexual, que además, en su mayoría es morbosa o negativa. Todos estos prejuicios no han hecho más que alejarnos de una parte importante de nosotras mismas.


¿QUÉ ENTENDEMOS POR SEXUALIDAD?


Sexóloga Silvia: El sexo es toda actividad sexual que te produzca placer, y puede ser vivida de una forma muy diversa y amplia. Generalmente lo entendemos como penetración pene-vagina, lo cual lo encierra en un cuadradito muy chiquito… Y la sexualidad no cabe en una cajita chiquita.


Al igual que nuestros cuerpos y ciclos, la sexualidad también es diversa y por eso no existen definiciones únicas. Podríamos decir que la sexualidad es todo aquello que está vinculado al placer sexual de una persona, que puede vivirse sola o acompañada, y que en nuestro caso, va mucho más allá de la penetración.


Sexóloga Silvia: “Hemos crecido en una sociedad patriarcal, machista y heteronormativa, en donde ¿quién tiene la responsabilidad de ‘dar’ placer?: el hombre. Con lo cual la mujer se convierte en un ente totalmente pasivo, que depende del hombre para tener placer.

Por eso tenemos como resultado a hombres frustrados y a mujeres que por muchos factores de su vida y condicionamientos culturales, no han aprendido a sentir placer, tienen un bloqueo en su sexualidad y no saben cómo tener un orgasmo. (...) Cada persona tiene que responsabilizarse de su propio placer.”


Ser responsables de nuestro propio placer contempla que nosotras somos sujetos activos al momento de explorarlo y buscarlo, y al compartirlo con otros si así lo queremos. No estamos ahí con el único fin de que el otro/a “llegue”, ni ese otro/a está allí con el fin de hacerme “llegar” a mi.


Sexóloga Silvia: “¿Qué pasa si yo soy corresponsable de mi placer?, ¿si conozco mi cuerpo?, ¿si sé que masturbándome alcanzo el orgasmo en determinado tiempo?, ¿si sé reconocer cuando me excito?


En ese caso, si el otro/a llega al orgasmo y yo también quiero tener uno, me siento en la confianza de decirle ‘tócame, hazme sexo oral, bésame’… o me subo encima de su pierna y me empiezo a frotar, le digo ‘cójeme los senos, muérdeme’, dirijo… y yo me termino de producir el orgasmo y manejarlo, y ya está. ¿Habría algún problema? ¡no! Pero para que se dé esto, yo tengo que conocerme, tengo que saber cómo funciona mi propio placer y esa pareja sexual también tiene que estar libre de prejuicios.


NO TODO EL PLACER ES ORGASMO, Y NO TODO ORGASMO ES PLACER


En la sexualidad, el orgasmo no debe ser siempre la meta. Pensar en que no lo “logramos”, además de frustrarnos e incomodarnos, nos limita de disfrutar algo mucho más rico y placentero: el camino.


Sexóloga Silvia: “En las mujeres, se estima que de 10 relaciones sexuales, pueden tener un orgasmo en 7 u 8, y está perfecto, quizás se distrajeron, no se podían concentrar y ya está… no pasa nada. A los hombres también les sucede. Lo importante es tener esa apertura para poder expresarlo sin que se malinterprete.”


¿Qué entendemos por orgasmo?


Sexóloga Silvia: El orgasmo es una experiencia subjetiva que se siente mucho en los genitales, pero que es una experiencia mental, y en donde suceden además varias cosas como aumento de la respiración, el ritmo cardíaco y la presión arterial.


A nivel vaginal, hay contracciones involuntarias que pueden variar de 2 a 8 contracciones, siendo 8 en los casos de un orgasmo intenso.”


Para visualizar lo que ocurre en tu vagina durante el orgasmo, te invitamos a cerrar el puño de una de tus manos y a contraer y soltar de 2 a 8 veces. Voilà: eso es un orgasmo a nivel vaginal.


Sexóloga Silvia: “Hay orgasmos más o menos intensos, en los más fuertes puedes experimentar la sensación de que ves fuegos artificiales o una sensación electrizante que va por las piernas y brazos, o a todo el cuerpo, que puede expandirse a tu mente y te produce un estado de conciencia plena. Cuando esto se produce, dejas de pensar. El orgasmo es un abandono.”


Al ser el orgasmo una experiencia mental, no es descabellado pensar que si nuestra mente por algún motivo no está en su mejor momento, también influirá en nuestra vida sexual.


HABLEMOS DE LA LÍBIDO ¿ALTA O BAJA?


Si estás atravesando una temporada de estrés, depresión, o si estás pasando por un momento complejo que tiene toda tu atención, es posible que tener un orgasmo no sea tu mayor prioridad, ¡y está bien que así sea!


En estos tiempos de hipersexualización y ansiedad por la “perfección”, nos olvidamos que somos seres humanos y en el caso de las mujeres, seres cíclicas.


Sexóloga Silvia: “Cuando comprendemos que somos cíclicas, sabemos que vamos a tener un deseo hormonal que va a depender de los picos hormonales que tenga mi ciclo, pero que además, va a depender de cómo me sienta yo.


Si recién estoy conociendo a alguien y estoy enamorada, voy a tener un deseo altísimo, pero si en cambio me estoy divorciando, muy probablemente ese deseo pase desapercibido.


Si estoy con hipotiroidismo o depresión, voy a tener bajo el deseo. Pero si estoy con mi pareja y descubro que estoy enamorada de otra persona, no voy a sentir deseo por mi pareja, pero sí por la otra persona.


Habrá mujeres que tienen deseo todos los días, y habrán otras que piensen, quizás por influencia católica o religiosa, que es malo tener deseo, con lo cual esa parte del deseo o de tener fantasías fue clausurada. (...) Siempre hay una historia de vida de cada persona y hay que tomarla en cuenta a la hora de hablar de la líbido”.


No, no es nuestro deber tener la líbido alta, y mucho menos un indicador de qué tan “mujeres” u “hombres” somos. Sé compasiva contigo misma cuando no tengas mucho deseo sexual y de ser el caso, te invitamos a buscar formas de expresarlo con tu pareja sexual. Si estás en una relación, puedes ser corresponsable del placer del otro/a si así lo deseas y buscar formas de ayudarlo… Pero no es tu obligación el placer del otro/a.


Y AHORA, ¿QUÉ ES EL SATISFYER Y CÓMO PUEDE AYUDARME?


El Satisfyer Pro 2 está en la categoría de los juguetes eróticos y definitivamente llegó para revolucionar el mercado. Antes de él, muchos de los típicos juguetes sexuales para mujeres en las Sex Shops (obviamente fabricados por hombres) se centraban en la penetración o el pene (por ejemplo el anillo vibrador, “consolador” o dildo) y al parecer con la premisa de “mientras más grande, mejor”.


Sexóloga Silvia: “Hay una nueva ola de juguetes que ya no son tan penetrativos y que, de hecho, parecen todo menos juguetes sexuales. Entonces hay algunos que lo que producen es un efecto de vacío en el clítoris, y esto produce una estimulación directa que actúa igual que el ‘reflejo patelar’ en la rodilla, que si te doy un golpecito allí, la rodilla va a responder.


El Satisfyer hace lo mismo pero aplicado a la zona del clítoris, él va a responder y vas a tener un orgasmo. Claro que esto también depende de otras cosas, por ejemplo, no es que con este juguete se cura la anorgasmia… pero sí te puede ayudar.”


Lo que hace este aparato es estimularte directamente y producirte placer al mismo tiempo que vas jugando y explorando las diferentes velocidades e intensidades, lo que al cabo de un tiempo (que dependerá de cada una) terminará por generar un orgasmo quizás más intenso que el que experimentas con una pareja.


Desde OVA, creemos que el Satisfyer Pro 2 es una gran herramienta para el autoconocimiento y la autoexploración, al igual que la copa menstrual. Conocerte mejor es algo que nutrirá tu sexualidad, tanto sola como acompañada.


POR ÚLTIMO, ALGUNAS RECOMENDACIONES DE LA SEXÓLOGA SILVIA GUEVARA PARA MUJERES


  1. Nunca es tarde: “siempre es el momento de empezar a auto-conocerte, no importa si tienes 12, 14, 40 o 50 años, siempre se puede empezar.”

  2. Sé autocompasiva: “no te compares con tu mejor amiga que sí se toca y tiene orgasmos enseguida, o que tiene la líbido muy alta. Hay que entender que somos diferentes y que el deseo no está estandarizado. Yo puedo sentirme satisfecha si tengo orgasmos una vez a la semana o una vez cada quince días, con o sin penetración. Incluso, a lo mejor no quiero empezar a tener orgasmos aún y eso también está bien.”

  3. Conoce tus derechos sexuales: “Todos/as tenemos derechos sexuales y derechos asertivos, que muy pocos conocen. Es importante conocerlos y respetarlos tanto en mi como en los demás, porque así podremos vivir una sexualidad más consciente, más libre, con conocimiento y no coercitiva, que es súper importante.


En la medida en que nos vayamos conociendo, empezaremos a tener menos probabilidades de involucrarnos en relaciones violentas y a disfrutar de una sexualidad más sana”


¡Gracias por leer! Agradecemos especialmente a la Médica Sexóloga Silvia Guevara por su tiempo, cariño y apertura.


Y tú… déjanos saber si llegaste hasta aquí y sobretodo, si lo que compartimos te ayudó de cualquier forma. Créenos que nos encantaría saber.


Abrazos,

Equipo de OVA


Este artículo fue escrito a partir de una entrevista realizada a la Médica Sexóloga Silvia Guevara, y a partir de lo conversado en el Instagram Live que tuvimos con ella desde OVA. Puedes mirarlo aquí. Actualmente Silvia brinda consultas online como sexóloga, terapeuta cognitiva conductual, terapeuta de pareja y asesora sexual en la ciudad de Quito, Ecuador.






134 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Contáctanos

ova.ecuador@gmail.com

+593 99 790 9358

+593 99 792 4104

Quito, Ecuador

  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco

esta página fue hecha con mucho cariño por tus amigas de ova ecuador

© 2020